lunes, 23 de agosto de 2010

La ciudad no es un juguete o como SimCity nos enseña sobre urbanismo.


El juego de Simcity ha sido para muchos puerta de entrada a lo que ha sido posteriormente un largo camino del estudio de las ciudades. Lo que empezaba como un simple juego poco a poco fue absorbiendo horas y más horas de nuestro tiempo y al final (si es que tuviera alguno) nos dimos cuenta que de la manera más inofensiva nos introdujo al conocimiento de serios temas del urbanismo como la administración de impuestos, ubicación de equipamiento, lidiar con la contaminación y el crimen, trazar vialidades de la manera más eficiente y escuchar los consejos de toda una mesa de asesores en educación, transporte y seguridad, entre otros.

Este balance casi perfecto entre lo ameno y didáctico ha generado 4 versiones del juego, una amplia base de seguidores y su utilización como herramienta educativa en áreas de gobierno y escuelas. Daniel G. Lobo es un urbanista, artista e investigador que ha escrito sobre el impacto que ha tenido Simcity en los círculos académicos y en la cultura del urbanismo. Como quizá en ningún otro artículo en castellano, Lobo escribe de las influencias que tuvo Will Wright para la creación de este juego, como Jay Forrester, Christopher Alexander y Witold Rybczynski y de las opiniones de renombrados académicos respecto a su uso e influencia en las escuelas de urbanismo, llegando inclusive a competir por la atención de los estudiantes frente a los Sistemas de Información Geográfica tradicionales.

Para leer su artículo haz clic aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Un algoritmo computacional nos acaba de ayudar a encontrar sentido a una maraña de relaciones urbanas (y de paso hacer mejores programas de desarrollo urbano).

¿Cómo leer esta red compleja que resultó de un ejercicio ciudadano en Bahía de Los Ángeles, México? "Las fuerzas que afecta...